Nos colamos en el camerino de J Balvin